Acrílico sobre tela 180×180 acompañado por mobiliario Candilis.

texto